2. Activarse: un paso importante en la lucha contra la depresión

24/07/2011
2. Estado de ánimo

Activarse: un paso importante en la lucha contra la depresión.

La depresión es un círculo vicioso. Cuando estamos con bajo estado de ánimo se produce un enlentecimiento tanto físico como mental. Esto provoca que todo nos suponga un gran esfuerzo y nos sentimos cansados con facilidad. A su vez, el hecho de realizar menos actividades nos genera culpabilidad. Finalmente acabamos pensando que no podemos hacer nada y que nunca podremos salir de este estado de tristeza.

 Un paso importante para romper este círculo vicioso de la depresión es volvernos más activos. Los motivos son los siguientes:

- Incrementar nuestra actividad nos hará estar menos cansados: cuando nos encontramos cansados ciertamente necesitamos descansar, pero cuando el cansancio viene por la depresión lo que necesitamos, en realidad, es realizar más actividades. Un nivel bajo de actividad nos hará sentir más aletargados y agotados, además, estar desocupado hace que sea mucho más fácil que mi mente le de vueltas y vueltas a lo negativo, a la culpabilidad, a las dificultades..., lo que provocará que me sienta aún más deprimido.

-  La actividad nos hace sentir mejor: si estamos activos tenemos una mayor sensación de control. Es como tomar las riendas de nuestra vida. Además, una vez comenzamos la actividad esta puede provocarnos sensaciones agradables, dándonos la posibilidad de disfrutar.

- La actividad llama a la actividad y al buen humor: en la depresión el buen humor y la motivación funcionan al revés. Cuanto más hacemos mejor humor tendremos y más motivación sentiremos. Generalmente esperamos a estar de buen humor o a estar motivados para realizar ciertas actividades, pero eso no llegará por si solo. Tendremos que involucrarnos en actividades sin tener ganas para así lograr que la motivación se acerque y poder vislumbrar el buen humor.

- La actividad mejora nuestra habilidad para pensar: cuando todavia no hemos pasado a la acción nuestro cerebro se dedica a pensar. Cuando estamos deprimidos, nuestro cerebro se dedica a pensar en las cosas negativas, en nuestros déficits, en nuestros problemas, en que no somos capaces de resolverlos.... Si inicamos una actividad, nuestro cerebro, al cabo de poco tiempo, comenzará a centrarse en la actividad, y los pensamientos negativos se irán reduciendo.

- Activarnos aumenta nuestra motivación: en una situación en la que tengamos un estado de ánimo normal, la motivación nos sirve de motor para iniciar actividades. En la depresión esto funciona al revés. La motivación no precede a la acción, sino que es la actividad la que genera la motivación. Cuanto más hagamos más motivados estaremos.