2. ¿Soy perfeccionista?

21/07/2010
6. Perfeccionismo

¿Soy perfeccionista?

 

A menudo, creemos que como nos sentimos viene determinado por las cosas que nos suceden, por aquello que nos ha ocurrido, por lo que ha pasado. Pero en realidad estamos equivocados. Lo que realmente determina lo que sentimos viene determinado por como nosotros interpretamos lo que ha sucedido. ¿Cómo se explica si no que ante un mismo hecho dos personas reaccionen diferente, sientan diferente?. Imaginase la siguiente situación: “Juan no invita a su fiesta de aniversario a Julia y Rebeca. Julia le comenta a Rebeca su disgusto por no ser invitada a esa magnifica fiesta mientras que Rebeca le comunica su alegría por no tener que ir a ese muermo de fiesta”.

 

Aquello que nos sucede efectivamente influye, pero el peso fundamental de cómo nos afecta, de cómo nos sentimos, se encuentra en nuestra interpretación, en nuestros pensamientos. Muchas veces estos pensamientos, estas interpretaciones, son rápidas y automáticas, fugaces. Nos cuesta darnos cuenta de ellas.

 

En el perfeccionista sus pensamientos e interpretaciones van ligados a autoexigencia elevada, conseguir objetivos muy altos, no equivocarse nunca, hacer las cosas siempre correctamente…etc. Para poder identificar mejor si eres una persona perfeccionista trata de ver si a menudo aparecen en tu cabeza pensamientos y creencias como las siguientes:

 

- No debo equivocarme nunca.
- Si cometo un error es que no valgo como persona.
- Si no lo hago bien siempre, no me respetarán, no me valorarán.
- Si fallo, me juzgarán como una persona poco válida.
- Siempre se puede hacer mejor.
- Si no está perfectamente hecho es que está mal.
- Es muy importante no cometer errores, compruébalo de nuevo para asegurarte.
- Es muy grave cometer cualquier fallo, no me lo puedo permitir.
- Es muy importante agradar a todo el mundo.
- Si alguien no me aprueba es que algo he hecho mal.
- Debo controlarlo todo para que nada malo ocurra.
- Debo vigilar y estar atento para evitar cualquier inconveniente, desastre, error…
- Si algo malo ocurre y no lo he prevenido, soy responsable absoluto de ello. Es mi deber.
- Debo…, debo…, debo…
- No debería sentirme nervioso nunca, y menos que lo puedan notar.
- No debería mostrar ninguna debilidad.
- No debo…, no debo…, no debo…
- Es muy importante que todo esté bien organizado.
- Si no adopto unas normas muy exigentes para mi, acabaré siendo una persona de segunda categoría.
- Tengo que ser competente en todo lo que hago.
- Si tengo un solo fallo, la tarea ya no vale, ya está mal.