2. Las expectativas en la relación de pareja.

16/05/2011
4. Pareja

Expectativas en la relación de pareja

 

Para que podamos hablar de una relación de pareja no basta con que dos personas convivan o estén juntas. La pareja abarca mucho más que eso, y las expectativas que cada uno tenga sobre la relación y lo que una relación significa, será el punto crucial para constituir unas bases sólidas sobre las que formar una verdadera pareja.

 

Las expectativas y su importancia

 

Una expectativa es la esperanza de conseguir o realizar algo, o la posibilidad razonable de que algo suceda. En este sentido, y aplicando esta definición a la relación de pareja, se entienden las expectativas sobre la relación de pareja como lo que cada uno de los miembros desea o espera conseguir respecto al amor, la complicidad, el apoyo del otro, la sinceridad, el futuro y un sin fin de aspectos. Es por todo ello que, cuando las expectativas en cuanto a la relación son muy diferentes, pueden aparecer serias dificultades para la buena evolución de la pareja.

 

Los desencuentros que afectan a los pilares de una relación son aquellos que tienen que ver con las expectativas que cada miembro tiene sobre lo que significa ser pareja, y pueden provocar una fractura en el compromiso como pareja y en el futuro de la misma. Estos pilares básicos son lo que se quiere y necesita de una relación de pareja. En algunas relaciones pueden existir desavenencias en cuanto a las expectativas, o pueden incluso desconocerse cuales son las expectativas de cada uno, ya que nunca se ha hablado de ello. Cuando esto sucede, es como si la pareja hubiera decidido construir una casa pero no hubieran hablado de cuantas plantas, con que materiales, cuantas habitaciones...etc. Podemos imaginar cual será el resultado ¿verdad?. Muy probablemente esta casa no tendrá una base sólida ni una estructura firme , lo que traducido a la pareja sería una relación  poco estable, que probablemente no soportará bien los problemas que puedan aparecer, y se resquebrajará. Los motivos que pueden arrastrar a la pareja a este punto son, por un lado, las dificultades de comunicación (expresar lo que se quiere y desea y pedir al otro que haga lo mismo), y, por otro lado, las prisas (querer marcharse de casa, la presión de la edad...).

 

 

Expectativas respecto al amor en la pareja

 

El ámbito más importante en cuanto a expectativas de pareja es el referente al amor. Aunque parezca que todos entendemos de la misma manera lo que significa querer a alguien y ser queridos, esto no siempre es así. Lo que cada uno entiende por amor viene determinado por toda una serie de experiencias anteriores: en el núcleo familiar, con amistades, con parejas anteriores. De estas experiencias vamos construyendo lo que para nosotros significa el amor en general y el amor en la pareja.

Dos son los aspectos fundamentales que conforman el amor en la relación de pareja: la entrega incondicional al otro y el sentirse querido y respetado. En función de cómo se han construido y como se entienden estos dos aspectos, cada miembro de la pareja tendrá las propias expectativas en cuanto a lo que significará el amor dentro de la relación. Para algunas personas sentirse querido quiere decir compartir el máximo de experiencias, intimidad y tiempo con su pareja, mientras que para otras personas sentirse querido pasa también por respetar la individualidad y el espacio personal no teniendo que hacer siempre todas las cosas juntos. Para unos la entrega incondicional al otro significará una entrega total en todos los ámbitos, mientras que para otros podrá existir una entrega incondicional  y aún así mantener ciertas experiencias, o aspectos sin compartirlos con nuestra pareja. Por todo esto es importante conocer lo que significa el amor para nuestro/a compañero/a ya que eso evitará malentendidos. De no ser así, podemos caer en interpretar ciertas acciones o palabras de nuestra pareja como intentos de controlarnos o cambiarnos cuando en realidad para él/ella son solo una forma de entender el amor y lo que significa compartirlo en pareja.  

 

Expectativas de cambio: “Mi pareja tiene que cambiar”

 

Un problema muy frecuente en cuanto a las expectativas se refiere, es querer cambiar al otro. En ocasiones se piensa que la pareja puede y debe cambiar ciertos aspectos. Incluso a veces, esto se hace de forma unilateral, sin tener en cuenta la opinión o deseos del otro miembro. Cuando se entra en esta dinámica de querer cambiar al otro, habitualmente se produce una “lucha” en la pareja para ver “quien gana”. Esto se traduce en conductas y actitudes que son totalmente contraproducentes para el buen futuro de la relación. Además, es habitual que el cambio que se desea del otro vaya dirigido a que se parezca a nosotros mismos, y rara vez dirigido en otra dirección. Para corregir este error es bueno pensar porque queremos que nuestra pareja se parezca más a nosotros o queremos que se acerque más a nuestro punto de vista. De hecho, existen muchos puntos de vista y asumimos que el nuestro es el más correcto, cuando no siempre es así.

 

Expectativas en cuanto al futuro

 

Para que la relación de pareja tenga una adecuada evolución es necesario, no en un principio pero si a medio plazo, compartir unas expectativas de futuro similares. Cuando las desavenencias son muy grandes en este sentido, la pareja está abocada a sufrir serias dificultades, incluso la ruptura. Aspectos fundamentales son el querer o no tener hijos, el lugar de residencia y otros proyectos comunes que se puedan compartir, o por lo menos compatibilizar. Poniéndonos en el extremo, si un miembro de la pareja tiene como expectativas tener hijos y un trabajo tranquilo y acomodado, mientras que el otro quiere viajar y vivir en otros países, la diferencia entre unas expectativas y otras, está claro que llevará a dificultades. La solución a estas y otras diferencias pasa siempre por tener una buena comunicación dentro de la pareja. Una buena comunicación significa poder expresar lo que queremos y deseamos,  y saber llegar a acuerdos para compaginar nuestro deseos con los de nuestro compañero/a.

 

Expectativas respecto a la igualdad en la pareja

 

Este es otro de las aspectos cruciales para el buen rumbo de la pareja. La pareja deberá compartir un mismo concepto respecto a la igualdad de papeles, derechos y obligaciones dentro de la pareja, o como mínimo, conocer la opinión del otro y consensuar el tipo de relación que desean tener. Lamentablemente, a menudo vemos noticias relacionadas con la violencia dentro de la pareja, y  con cierta frecuencia tienen que ver con este tema. Cuando un miembro de la pareja se cree por encima del otro en algún aspecto, sin que exista un acuerdo sobre ello, es seguro que provocará problemas en la relación. Cierto es, que algunas parejas establecen una serie de roles por los que alguno de los dos tiene un papel más importante que el otro de forma compartida y pactada por los dos. Ejemplos son quién toma las decisiones en cuanto a la economía familiar ,o los hijos, etc... Si esta división de roles está pactada por la pareja y no supone problema alguno para ninguno de los miembros, la relación podrá funcionar adecuadamente. El problema viene si esta división de roles no está pactada. Lo mejor para una pareja es situarse en una relación de igualdad, donde ninguno de los miembros esté por encima del otro en ningún aspecto, sino que las decisiones se tomen después de un buen ejercicio de comunicación y diálogo.

 

Una buena receta: comunicación y compartir expectativas

 

-         Habla con tu pareja de lo que es para ti el amor. Que sepa como tú te sientes querido/a y que esperas de él/ella. Y como no, pídele que haga lo mismo.

-         No pretendas cambiar a tu pareja, raramente funciona. Lo mejor es poder dialogar y pactar los cambios a los que se pueden llegar.

-         Dentro de una pareja nadie está por encima de nadie. Compartir los derechos y las obligaciones debe formar parte de una relación saludable.

-         Comparte con tu pareja lo que esperas del futuro y de la relación. Mediante el diálogo, intentad llegar a acuerdos para hacer compatible y satisfactorio ese futuro para los dos.